Quienes Somos /

Más información sobre la Iglesia Presbiteriana

Nuevo Avivamiento

La Iglesia Presbiteriana Nuevo Avivamiento existe para reunir y desafiar hombres, mujeres, niños y niñas de toda RAZA, LENGUA y NACIÓN, a adorar a Dios y a disfrutar de una vida transformada por la fe.

Pastor Guillermo Mac Kenzie

Pastor Ministerio en Español

Nuevo Avivamiento

Grupo del culto en Español

ORÍGENES

01. La Reforma, que se originó en una primera etapa en 1517 con Martín Lutero, continuó, en una segunda etapa, con Juan Calvino en Suiza, y llegó a Escocia de la mano de Juan Knox en 1559. Knox y sus colaboradores se ocuparon de organizar la Iglesia Presbiteriana basada sobre los principios teológicos de la Reforma. A través de los siglos, la Iglesia Presbiteriana originada en Escocia fue expandiéndose hacia otros países y continentes.

02. La Iglesia Presbiteriana Sin Heng Nuevo Avivamiento se estableció formalmente en Buenos Aires en 1982 con la llegada de inmigrantes taiwaneses. Con el transcurrir de los años, se continuó la obra en idioma taiwanés y se comenzaron también ministerios en español y chino mandarín.

COMO SE GOBIERNA

01. La Iglesia Presbiteriana no tiene Papa, arzobispos, ni obispos. La Iglesia Presbiteriana es gobernada por presbíteros, algunos ordenados y otros laicos.

02. La forma de gobierno Presbiteriano es representativo. Cada congregación elige de entre sus miembros algunas personas para ejercer la función de presbítero o presbítera, quienes junto con el pastor o la pastora conforman un Consistorio.

03. Los y las representantes de cada Consistorio y los pastores y las pastoras de todas las iglesias de un área geográfica forman un Presbiterio. Los Presbiterios de una región forman un Sínodo o Asamblea General. En cada una de estas instancias, los y las representantes nombran autoridades, todas éstas temporales y rotativas, evitando así cualquier tipo de jerarquización.

Además de estos enunciados generales de la fe cristiana, la Iglesia Presbiteriana sostiene los enunciados
de la teología reformada que se encuentran descriptos principalmente en la Confesión de Fe y los Catecismos de Westminster.

EN QUE CREE

01. Creemos en un solo Dios, Soberano Creador y Sustentador de todas las cosas, infinitamente perfecto y existente eternamente en tres Personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. ¡A Él sea la gloria, el honor y la alabanza por los siglos de los siglos!

02. Creemos en Jesucristo, la Palabra viviente hecha carne, al ser concebido milagrosamente por el Espíritu Santo, y en su nacimiento virginal. Quien es verdaderamente Dios y se hizo verdadero hombre en una persona para siempre, muriendo en la cruz como sacrificio por nuestros pecados según las Escrituras. Al tercer día resucitó físicamente de entre los muertos, ascendió a los cielos donde, a la diestra de la Majestad Celestial, es ahora Nuestro Sumo Sacerdote y Mediador.

03. El Espíritu Santo ha venido a glorificar a Cristo y a traer a nuestros corazones la labor redentora de Cristo. Él nos convence de pecado y nos guía al Salvador. Nos sella para el día de la redención. Morando en nuestros corazones nos da nueva vida, nos instruye y nos guía a toda la verdad y nos imparte la capacidad para servir al prójimo.

04. Siendo ajenos a la vida de Dios y estando condenados por nuestros pecados, nuestra salvación depende totalmente de la obra de la libre gracia de Dios. Dios confiere Su justicia a aquellos que ponen su fe solamente en Cristo para su salvación, mediante lo cual los justifica delante de Él. Únicamente quienes son nacidos del Espíritu Santo y reciben a Jesucristo se transforman en hijos de Dios y herederos de la vida eterna.

05. La Iglesia verdadera está compuesta de todos aquellos que mediante la fe salvadora en Jesucristo y la obra santificadora del Espíritu Santo, están unidos al cuerpo de Cristo. La Iglesia tiene su expresión visible, aunque imperfecta en congregaciones locales donde la Palabra de Dios es predicada en toda su pureza y los sacramentos son administrados correctamente; donde la disciplina escritural es aplicada, y donde se sustenta el amor fraternal; y para ser perfeccionada, espera la vuelta de su Señor.

06. Jesucristo volverá a la tierra personalmente, visiblemente, y en carne para juzgar a los vivos y a los muertos, y para la consumación de la historia y el designio eterno de Dios. “¡Amén! ¡Ven, Señor Jesús!” (Apocalipsis 22:20).

07. El Señor Jesucristo ordena a todos los creyentes proclamar la Buena Nueva al mundo entero y a hacer discípulos de todas las naciones. Obedecer la Gran Comisión requiere un compromiso total con “Aquel que nos amó y se entregó por nosotros”. Nos demanda una vida de amor y servicio abnegado. En efecto ya que “somos hechura suya creados en Cristo Jesús, en orden a las buenas obras que de antemano dispuso Dios que practicáramos” . (Efesios 2:10)

A modo de resumen respecto de las creencias, las Iglesias Presbiterianas suelen usar una frase atribuida a San Agustín: "EN LO ESENCIAL, UNIDAD; EN LO NO ESENCIAL, LIBERTAD; EN TODAS LAS COSAS, AMOR"